14
nov

Phil Spector

   Publicado por: Administrador en Arte, música

Jamás cantó una canción ni grabó un disco con su nombre. Sin embargo, figura en la historia del rock. Fue un productor talentoso -y también polémico-, que inventó una nueva forma de grabar, el Wall of sounds, y así le puso su sello a muchos trabajos antológicos de los 60 y los 70. 

¿Cuantas figuras de la música popular -sean músicos, cantantes, productores o ingenieros de grabación- han merecido la calificación de “revolucionarios”? Pocos. Phil Spector es uno de ellos. El productor y escritor de canciones neoyorquino, nacido en 1940 y criado en San Francisco, tuvo una brillante idea para modificar la forma de grabar canciones pop, y así entro en la historia. Su Wall of sounds -traducido, Muro de sonidos- le dio tanto prestigio, a mitad de los 60, que Los Beatles le confiaron la postproducción de uno de sus últimos álbumes, Let it be, y luego, John Lennon y George Harrison lo eligieron para que comandara algunos de sus primeros trabajos solistas. Spector comenzó su carrera en 1957 como guitarrista en un trío vocal llamado The Teddy Bears, que llegó a grabar un par de singles sin mayor suceso. EI primero de ellos presentaba To know him is to love him, una canción que Spector escribió en memoria de su padre.

En 1960 se mudó a Nueva York, donde se convirtió en productor y escritor de canciones profesional. Le fue bien de entrada: coescribio Spanish Harlem, hit de The Drifters, y produjo temas de éxito, como Corrinne Corrine, de Ray Peterson. De retorno a Los Ángeles, compuso I love how you love me, con la impronta de sus viejos Teddy Bears, y el tema, interpretado por The Paris Sisters, llegó al Top 10 del país.

Después de trabajar un tiempo como A&R (responsable de Artistas y Repertorio, o sea, virtualmente director artístico) de sellos grandes, como Atlantic y Liberty, Spector se reencontró en 1962 con el publicista y editor Lester Sill, con quien había hecho antes algunos trabajos. Y juntos pusieron en marcha un sello, Philles, que llegó a poner 20 Top hits en las siguientes cuatro temporadas. Primero, produjeron a The Crystals, un grupo vocal femenino de Nueva York, que llegó al Top 20 con Uptown, de Barry Mann y Cynthia Weil, y luego repitió con He hit me (and it felt like a kiss). El triplete de The Crystals lo completaron con He’s a rebel, una canción de Gene Pitney que accedió al numero uno de las listas en 1963. En esta grabación, concretada en el Gold Star Studio de Los Ángeles, Spector inauguró su más grande invento, el Wall of sounds: puso una gran orquesta que incluía cinco guitarras, tres pianos y numerosos instrumentos de percusión, y sumó todo.

EI suceso continuó con la cantante Darlene Love, quien puso en el chart una versión bizarra de Zip-a-dee-doo-dah, un tema original de un film de Walt Disney. Y luego aparecieron ante la vista (y el oído) de Spector, The Ronettes, un grupo vocal que había comenzado su carrera en Nueva York en 1959. A estas tres chicas de origen portorriqueño Verónica Ronnie Bennet, Estelle Bennett y Nedra Talley-, Spector les dio Be my baby, un tema suyo y de Ellie Greenwich y Jeff Barry, cuya base instrumental acababa de grabar con su sistema Wall of sounds a pleno. Las Ronettes pusieron las voces, y la combinación rindió: el single llegó al Top 3 de los Estados Unidos y al Top 5 de Gran Bretaña, y vendió, en su primera edición, mas de un millón de copias. No fue la única pegada: The Ronettes volvería a acertar en 1964 con Baby I love you y con Walking in the rain.

Spector terminó el fatídico (para los norteamericanos) año 63 del asesinato de John Kennedy, con un buen disco de ocasión, A christmas gift for you, donde figuraban The Crystals, The Ronettes, Love y otros artistas, todos grabados con el Muro de sonidos.

Y llegó 1964, un año trascendente para Spector, porque fue entonces cuando descubrió al dúo The Righteous Brothers (Bill Medley y Bobby Hatfield), que termino siendo no sólo un número de éxito, sino también una influencia artística para quienes aparecieron, tiempo después, tratando de continuar esta línea de canciones bien cantadas. En su debut con el sello Philles, The Righteous Brothers lanzaron You’ve lost that lovin’ feelin, con arreglos de Jack Nitzsche.

Siguieron otros hits, entre los cuales estuvo el magnifico Unchained melody, un tema que superó al tiempo, porque reapareció en los charts ¡en 1990!, como canción principal del film Ghost protagonizado por Patrick Swayze, Demi Moore y Whoopi Goldberg. Luego aparecieron algunos problemas de dinero, y la relación entre los exitosos Righteous y Spector no terminó bien, por lo que los cantantes cambiaron de compañía.

Y Spector, luego de unos meses casi retirado, continuó su serie vencedora en 1966, cuando contrató al dúo Ike & Tina Turner, para el que produjo River deep, mountain high. En 1968, el productor se casó con Verónica Bennett, la cantante líder de The Ronettes, y al año siguiente hizo una breve aparición (técnicamente, un cameo) en el film Easy rider (aquí: Busco mi destino), en el papel de un vendedor de drogas. Luego se mudó a Inglaterra, donde su prestigio era enorme. Allí comenzó trabajando nada menos que con los tapes que Los Beatles habían registrado unos meses antes en el sótano de Apple, y que, prácticamente, habían abandonado por la caótica situación interna del grupo. Así, Spector produjo Let it be, con bastante polémica, porque con el tratamiento sonoro que le dio a The long and winding road -concretamente, la suma del Wall of sounds-, se ganó un enojo histórico del autor del tema, Paul McCartney.

Ya separados Los Beatles, Spector continuó una estrecha relación personal y profesional con John Lennon y George Harrison. Por eso, fue el responsable de convertir el originalmente íntimo Imagine de Lennon, en un single de suceso, y de sumar grandiosidad al interesante All things must pass, de Harrison. Luego, en 1971, fue el responsable de la grabación del Concierto por Bangladesh, impulsado por Harrison, y el productor del controvertido Some time in New York City, de Lennon y Yoko Ono. Tanta confianza llegó a tenerle Lennon, que después, en 1974, lo llamó a Los Ángeles para poder terminar su álbum Rock’n’roll.

Más tarde, Spector tuvo un sello propio en la compañía Warner, a través del cual editó a Cher, Nilsson, Dion y Darlene Love. Y, cerca del fin de los 70, produjo Death of a ladies’man, de Leonard Cohen, uno de los mas reconocidos poetas de la historia de la canción, y End of the century, de Los Ramones (!). La versión punky de Baby I love you (aquel tema de The Ronettes) que figuró en ese álbum llegó al Top 10 de Gran Bretaña.

Para los 80, Spector ya estaba retirado. Ocasionalmente escribió algunas canciones junto a John Prine, pero lo único significativo que hizo fue reorganizar los tapes de los clásicos de su sello Philles, asesorado por el abogado Allen Klein. Y en 1989 se publicó su biografía, escrita por Mark Ribowsky. Lo que allí se contó con detalles y con numerosísimas anécdotas es, obviamente, esta historia.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Tags: , , , , ,


Esta entrada fue publicada el Viernes, noviembre 14th, 2008 a las 0:03 y está archivada bajo la categoría Arte, música. Puedes seguir las respuestas a esta entrada a través del feed RSS 2.0. Puedes dejar una respuesta, o hacer un trackback desde tu propio sitio.

Deja una respuesta

Nombre (*)
E-mail (no será publicado) (*)
URL
Comentario