24
oct

Johann Sebastian Bach

   Publicado por: Administrador en Arte, música

Como Cristóbal Colón o José de San Martín, también Johann Sebastian Bach surgió en el momento y lugar exactos. La dinastía Bach suma más de 60 individuos que hicieron de la música su ocupación principal. Sajonia y Turingia fueron sus límites geográficos. Último de ocho hermanos, Johann S. nació el día de la primavera (21 de marzo) de 1685, el mismo año que Haendel y que Domenico Scarlatti, trilogía que no se repitió.

Huérfano temprano, lo educaron dos hermanos, cantó en un coro de iglesia y al mudar la voz fue violinista y organista. Se miró en varios organistas como espejos (Georg Boehm y Jan Reinken) y a los veinte años viajó a pie 300 ki1ómetros para escuchar al fabuloso Dietrich Buxtehude. Pero se quedó en Lubeck casi tres meses más, lo amonestaron y renunció para concentrarse en su perfeccionamiento y en la creación.

Recién casado a los 22 años con su prima Maria Bárbara, que vivió trece años más y le dejó una mujer y tres varones. A los 23 pasó a Weimar y allí floreció su genio como compositor de órgano y experto europeo en ese instrumento. Ya conocía bien la música francesa y allí transcribió para clave o para órgano conciertos de Vivaldi y Benedetto Marcello. Pero a los 32 pasó a depender de un príncipe, muy culto, en Anhalt-Cothen y como la corte era calvinista (iglesia severa y antiartística) se dedicó sobre todo a componer conciertos y sonatas que a veces tocaba su señor.

Viudo a los 35, se caso un año y medio después con Anna Magdalena Wilke, cantante, de sólo 20, que le dio dieciséis hijos más. A los 38 paso a Leipzig, donde viviría hasta su muerte (65) como “kantor” (director musical) de Santo Tomás, dirigiendo coros, orquestas, tocando el órgano, enseñando canto en la iglesia y componiendo cinco series anuales de cantatas (60 por años) para los domingos y feriados. De las cinco, se perdieron dos… el gran Bach murió ciego, de un ataque de apoplejía, el 27 de julio de 1750.

¿Qué ha quedado de Bach?

Parece una pregunta inútil y frívola. ¿Qué ha quedado de otros creadores máximos de la literatura, las artes plásticas, la política? A veces bastante poco.

EI acervo musical es mucho mas acumulativo. Aunque la idea de progreso no se aplica al arte como a la ciencia y a la técnica, la obra de un compositor puede ampliar mucho o poco los límites de la sensibilidad de quienes la escucharán y estudiarán. “La música le debe tanto como una religión a su fundador”, dijo de él Robert Schumann. Es típico de un alemán, como también venerar igualmente las “tres B”, Bach, Beethoven, Brahms, como a la Santísima Trinidad del arte sonoro.

No. Con Bach la exageración es superflua. Los pintores no dirían lo mismo de Velásquez o Rembrandt, ni los escultores de Miguel Ángel. La música europea estaba muy bien hechita por los polifonistas francoflamencos, por Machault, Dufay, Despres, Lasso, Palestrina, Victoria, los Gabrielli, Gesualdo, Monteverdi, Frescobaldi, Corelli, Schutz y los Scarlatti, entre otros, antes de aparecer Bach, que los heredó. Pero este hombre orgulloso y modesto a la vez, que no se preocupó de que su obra fuera perenne, que no intentó ser operista (lo que daba dinero y fama), logro resumir toda la música anterior y preparó mucho de la posterior. Compone con soberana libertad. Mil veces menos ambicioso que Wagner, es mucho más perdurable. Sigue siendo un modelo de rigor y de salud intelectual. No parece creer en el genio: trabajador que reflexiona antes de cada paso, el fruto de su reflexión sigue siendo valido después de casi 400 años.

Una indeclinable dignidad personal, una fe religiosa sincera y la confianza en su labor hicieron el prodigio de que algunas de sus obras parezcan imperecederas, vencedoras del tiempo. Con el culminó 1a armonía tonal, que puede no ser eterna, pero parece perdurable por largo tiempo, aún en sus crisis actual. A muchos su música parece astronómica, independiente de la psique, tal vez por el elemento matemático que contiene. Y sin embargo, a veces, resulta la más humana, pero sin debilidad, saludable, fuerte pero no violenta. Como quien dijera: “Es así” y no pudiera ser de otra manera.

Virtuosismo

Bach era un gordito alegre. Si no, no habría engendrado veinte hijos en dos matrimonios. Pero cuando impartía enseñanza de clave era levemente sarcástico: “Es muy sencillo, hay que poner los dedos en las teclas correspondientes en el momento oportuno.” ¡Chiste alemán!, dirían sus alumnos. Era uno de los mejores tecladistas de Europa, el mejor en el órgano. Haendel, formidable clavecinista, paisano suyo, parece haber rehuido un encuentro personal, quizá sea para que una topada entre virtuosos no lo arrastrara a una derrota. Bach era famoso.

En esa época, cuando los instrumentos de teclado eran ya muy buenos, surgen los “virtuosos”, linda palabra derivada del latín, que tenia sentido puramente moral y en la música se aplica hoy a un intérprete excelente, aunque sea un cachafaz. EI clave (como la espineta, el mas moderno clavicordio y el piano) es un conjunto de cuerdas tendidas de diferente longitud, que pellizcadas o golpeadas producen sonidos de altura distinta. El mecanismo es un teclado, que alguna vez se tocaba con ocho dedos y ahora con los diez de ambas manos. No es un piano imperfecto.

El mundo cuando vivía Bach

Johann S. nació el 21 de marzo de 1685, como Haendel y Domenico Scarlatti. Rembrandt murió 16 años antes de su nacimiento, y Moliere 13 años, cuando ya reinaba Luis XlV y comenzaba a construirse el palacio de Versalles. Los turcos llegaron hasta Viena, mientras nacían Telemann y Rameau, moría Lully y comenzaba en Francia la persecución de los protestantes (hugonotes). En Norteamérica comenzaba la primera guerra colonial entre ingleses y franceses. Los españoles fundan la Universidad del Cuzco (Perú), y el rey Federico Augusto II se hace católico. Cristofori, en Florencia, inventa el piano (1709) y se publican los Concerti grossi de Corelli. Es creado el Virreinato de Granada (1717). Domenico Scarlatti va a vivir a Lisboa en tanto Bach compone sus Seis Conciertos Brandeburgueses.

El napolitano Gian Battista Vico expone su Filosofía de la historia (Scienza nuova), se funda Montevideo (1726), y en Londres se representa la Ópera de los mendigos, sátira de la ópera mitológica de Haendel. Bach compone la Pasión según San Mateo. Los Guarneri y otros producen perfectos violines y violas en Cremona. Rameau compone Las Indias Galantes (1735), muere Pergolesi; Montesquieu publica sus primeros escritos importantes. Federico el Grande es rey de Prusia (1740), Haendel compone El Mesías, y en 1749 nace Goethe.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Tags: , , , ,


Esta entrada fue publicada el Viernes, octubre 24th, 2008 a las 22:46 y está archivada bajo la categoría Arte, música. Puedes seguir las respuestas a esta entrada a través del feed RSS 2.0. Puedes dejar una respuesta, o hacer un trackback desde tu propio sitio.

Deja una respuesta

Nombre (*)
E-mail (no será publicado) (*)
URL
Comentario