21
oct

Hegel

   Publicado por: Administrador en Filósofos

En toda la historia del pensamiento filosófico, Hegel es el único protagonista renuente a serlo; más aún, no es en absoluto un protagonista por razones objetivas, internas del sistema, por la coherencia misma del pensamiento.

Con Hegel, el yo personal desaparece de la escena filosófica. Hegel es verdaderamente un nudo de la historia: Como Aristóteles, que durante siglos preocupó a la posteridad. Pero si bien conocemos los acontecimientos que siguieron a la filosofía aristotélica, procedemos hoy, en cambio, arrastrados por una corriente cuya dirección ignoramos.

A nuestras espaldas tenemos aquel sistema que cierra la historia para explicarla, y a la vez promoverla: una totalidad que contiene en su interior la antítesis. No tiene importancia que Hegel supiese o no esto; esto – dice él – es saber de la filosofía; el ser – por el cual combatieron gigantes -, es la historia, es el tiempo, los verdaderos y únicos protagonistas. La filosofía se sabe como historicidad, sabe su largo nacimiento a partir de la no-filosofía, su continuo morir en la historia. Se es ateo en nombre de Hegel y en su nombre se espera la renovación de las diversas teologías.

Lo reivindican tanto los revolucionarios como los tradicionalistas y los liberales.

Se ha visto en Hegel al más grande representante del idealismo y se lo ha considerado el vencedor de todo subjetivismo. Estudiado como hombre en el siglo XVIII, mecanicista, absolutista, se lo ha condenado como romántico, místico, obsesionado por la idea de un espíritu de los pueblos que actúa por detrás de la fachada de la historia y a la órdenes de otro Espíritu, todavía más aberrante, el Espíritu universal.

Sus discípulos fueron perseguidos como democráticos, demagogos, revolucionarios peligrosos, justamente por aquel Estado prusiano del cual Hegel habría sido filósofo oficial. Stahl, el filósofo de los conservadores alemanes de observancia protestante, no se concibe sin Hegel. Marx no ha ocultado nunca lo que le debía. Los liberales, nacionalistas o no, han tomado de él muchos de sus argumentos

La historia de la filosofía posterior a Hegel ya ha comenzado. La filosofía hegeliana es la última filosofía moderna, es la primera filosofía contemporánea.

Nació en Suttgart el 27 de agosto de 1770. Murió el 14 de noviembre de 1831.

Cronología

1770
27 de agosto. Nace en Stuttgart, hijo de Georg Ludwig, secretario ducal de la cámara financiera y luego jefe de la Chancillería, y de Maria Magdalena Prom., su legítima esposa, “mujer de gran cultura que trataba afectuosamente al hijo mayor porque aprendía con mucha facilidad; ella misma le enseñó, a los cinco años, la primera declinación”.

1773
Frecuenta durante dos años la Escuela primaria alemana, y luego, durante otros dos años, la Escuela latina. “La niñez de Hegel transcurrió tranquila y serena, sin nada de particularmente notable. A los seis años tuvo viruela en una forma gravísima… En la casa de su padre reinaba un simple desahogo burgués y el orden. A través de la posición del padre se establecieron relaciones de toda clase con personas altamente ubicadas; y la corte y la política llegaron a ser cosa familiar aun para los niños. Se desarrollo en Hegel una atención multifacética, que actuaba en los campos mas dispares con progresos casi uniformes, de manera totalmente involuntaria… “.

1777
Pasa al Gymnasium Illustre de Stuttgart, una escuela superior de cadetes humanistico-religioso, donde Hegel siguió todo el curso de la enseñanza media (11 años). Aquí enseñaba Cristian Federico Göriz, tío de Hegel.

1783
Muerte de la madre. Su memoria era sagrada para Hegel. “Todavía en 1825, el 20 de setiembre, escribió desde Berlín a su Hermana Cristiana: hoy es el aniversario de• la muerte de nuestra madre, que esta siempre presente en mi recuerdo.”

1785
Comienza a redactar un Tagebuch (Diario) en alemán y en latín.
“… durante semanas y meses no registra nada. Dedica la mayor atención al progreso de sus conocimientos en el gimnasio. .. A veces trasparenta un profundo sentido ético, pero no hay trazas de conflictos morales. EI Diario constituye, sin embargo, una prueba del hecho de que Hegel se replegaba sobre si mismo. “Ocupan en el una parte notable los resúmenes y extractos de libros; el elemento dominante es el interés cada vez mayor y renaciente por 1a historia. Estudios y lecturas: el iluminismo y la antigüedad clásica, revistas literarias, lengua y literatura griega y alemana, literaturas contemporáneas extranjeras, ciencias naturales y exactas; autores filosóficos: Locke y Hume, Kant (la Crítica de la razón pura sólo en 1789). Nos han llegado algunos breves escritos, en verdad de escasa importancia (Sobre la religión de los griegos y los romanos, Sobre algunas características de los poetas antiguos, por ejemplo), donde sin embargo se leen interesantes notas sobre la organización de la sociedad y de la cultura, relacionada con la función y la misión del arte y del artista.

1788
Conseguido el diploma en el otoño se inscribió en la universidad de Tubinga y el teólogo Schnurrer lo matriculo como becario ducal, huésped del Seminario teológico protestante de Tubinga (el celebre Stift). En un “currículum” enviado a Goethe en 1804 Hegel escribe: “Después de dos años dedicados al estudio de la filología con Schnurrer y de la filosofía y de la matemática con Flatt y Beckh, obtuve el titulo de Magister Philosophiae; estudié aún tres años con Le Bret, Uhland, Storr y Flatt las disciplinas teológicas, hasta que aprobé el examen ante el Consistorio de Stuttgart. Me había decidido por la carrera eclesiástica, según el deseo de mis padres: permanecí fiel por inclinación al estudio de la teología, gracias a su vinculación con las literaturas clásicas y la filosofía.” Pero lee también a Rousseau y estudia botánica y anatomía. Comparte la habitación en el Stift con Halderlin y Schelling: una amistad no sólo filosófica, que debía prolongarse durante quince años. No se mantuvo alejado de la vida estudiantil, sino que fue buen compañero en las discusiones, en la mesa -yen las tabernas-, en los paseos; no fue de ninguna manera indiferente al atractivo femenino. EI elemento dominante de las activas vinculaciones sociales es la Revolución francesa: el entusiasmo de Hegel es en este momento incondicionado. Se arrebatan los diarios franceses de la mano. En el Stift se fundó hasta un club político que tuvo agitada vida. Es cierto que los tres amigos, junto con otras compañeros, plantaron un árbol de la libertad en un prado no lejano de Tubinga.

1790
27 de setiembre. Magister Philosophiae. Continúa los estudios, pero prevalecen en el intereses particulares. Un compañero lo definió como “ecléctico”: “se afanaba aun en distintas direcciones, con cierta altanería, en el reino del saber”. Conservamos de este periodo’ un fragmento de cierta importancia: Religión nacional y cristianismo: nostalgia por la polis, por el hombre griego que vive la comunidad; critica del cristianismo, de su optimismo, de su oposición al Estado. Reconoce el derecho del iluminismo a la libertad subjetiva, pero no experimenta satisfacción en la realidad que resulta determinada por esta.

1793
Otoño. Disertación “pro candidatura examinis consistorialis” para la candidatura al examen consistorial]. El “currículum” continua así: “Entre las profesiones que se ofrecían a mi condición elegí la que me dejaba libre del trabajo profesional propiamente dicho, del deber del ministerio eclesiástico, y me ofrecía amplia posibilidad de dedicarme a la literatura antigua y a la filosofía y ocasión de vivir en el exterior. En verdad, acepte dos veces el puesto de preceptor, en Berna yen Francfort: esta ocupación me concedía bastante tiempo para proseguir el estudio de la ciencia que había fijado como fin de mi vida.” Tiene entonces su primer empleo en casa de la familia Steiger, profesión que fue también la de Kant, Fichte y Herbart. Hegel no publicara hasta el año 1801, pero continua trabajando con dedicación y asiduidad. A la hermana le parece “muy encerrado en si mismo, casi triste”. Sus intereses no han cambiado; es sin embargo significativo que su primer trabajo llevado a término (aparecido luego en forma anónima) sea la traducción de una obra de derecho constitucional de Vaud. Los dos textos más importantes de este periódico son una Vida de Jesús, La positividad de la religión cristiana y el intercambio de cartas con Schelling.

1797
Enero. Preceptor en Francfort del Meno: en casa del comerciante Gogel puede gozar de una notable libertad. Se reencuentra con Holderlin y otros compañeros de Tubinga; nuevas y numerosas amistades. Estudia ahora economía política (Stewart); se dedica todavía al derecho (en particular a la doctrina del derecho de la Metafísica de las costumbres de Kant), a la historia contemporánea (pero en sus reflejos institucionales: prepara un ensayo sobre el sistema electoral de Würtemberg y sobre los defectos de su constitución, y trabaja en tome a la Constitución de Alemania). EI escrito más amplio es el Espíritu del cristianismo y su destino (sobre el fin del mundo antiguo y el nacimiento del cristianismo como Iglesia, religión positiva); el más maduro es el llamado Fragmento de sistema (sobre la relación vida como unidad-oposición y filosofía como expresión de la oposición y medio para comprenderla).

1799
Muerte del padre. Hegel hereda un pequeño patrimonio y puede pensar en dedicarse a la carrera académica.

1801
Hegel publica en Jena su primer escrito:
Diferencia entre los sistemas filosóficos de Fichte y de Schelling, en relación con las contribuciones de Reindhold para una comprensión de conjunto del estado de la filosofía a comienzos del siglo XIX: es una obra de elevadísimo nivel que muestra ya la madurez de su genio. En Jena, “el Eldorado filosófico”, donde habían ofrecido a Schelling a los 23 años un cátedra, sostiene, el 27 de agosto, la opción a la libre docencia con la Dissertatio philosophica de orbitis planetarum. [Disertación filosófica acerca de las orbitas de los planetas.]
Dice en el “currículum”: “… después de la muerte de mi padre decidí dedicarme por completo a la ciencia filosófica, y la fama de Jena no me dejo otra elección respecto del lugar donde podría tener oportunidad, según mis planes, de perfeccionarme aun de la mejor manera y de intentar la enseñanza”. Daba las lecciones ex dictatis, es decir sobre apuntes propios y no, como era costumbre, sobre In base de un manual acreditado. Argumento: tota philosophiae scientia, i.e. philosophia speculativa (logica et metaphysica), naturae et mentis [toda la ciencia de la filosofía, es decir, la filosofía especulativa (lógica y metafísica), la de la naturaleza y la del espíritu (los así llamados sistemas de Jena, que serán publicados un siglo mas tarde, indican ya los lineamientos de la futura Enciclopedia de las ciencias filosóficas: Lógica, Filosofía de la Naturaleza, Filosofía del Espíritu). Dicta también el primer curso de historia de la filosofía. El número de sus oyentes era de veinte a treinta. En el verano de 1804 no dio clases, quizá por falta de alumnos. La exposición de Schelling era fascinante, segura, brillante, moderadamente teatral. Los modos de Hegel eran en cambio simples: "su exposición era la de un hombre que, haciendo completa abstracción de sí mismo, vuelto solo sobre su tema, no carecía de la expresión apropiada sino de la plenitud retórica... no tuvo influjo alguno sobre la mas a de los estudiantes. Esta solo lo conocía como un ser extraño y oscuro. .. Pero en compensación se le mantuvo tanto mas fiel un circulo restringido de discípulos y admiradores, cuyo entusiasmo, sobre todo en los últimos años de su permanencia en Jena, creció extraordinariamente".

1802-1803
Funda y dirige con Schelling el "Kritisches Journal der Philosophie" (Revista crítica de filosofía): "Aquí -continúa y concluye el 'currículum'- están mis escritos: la Introducción; Como considera el común intelecto humano la filosofía; Sobre el escepticismo antiguo y moderno [= El escepticismo en su vinculación con la filosofía]; La filosofía de Kant, Jacobo y Fiche [= Fe y saber]; Como se ha tratado hasta hoy el derecho natural [= Las maneras de tratar científicamente ... ]. En mi desempeño durante tres años como docente libre de filosofía he dictado sobre esta materia diversos cursos y, en mi opinión, en el pasado semestre invernal tuve un auditorio numeroso. La sociedad dual de mineralogía me acogió desde hace un año como segundo asesor, la de ciencias naturales, hace poco, como miembro. Puesto que la ciencia de la filosofía, cultivada en sus múltiples aspectos, se ha transformado en mi profesión, no puedo hacer otra cosa que expresar el deseo de ser propuesto por los serenísimos Regentes como profesor ordinaria de la materia.”

1805
Por intervención de Goethe (Hegel se encontraría con él muchos años después una sola vez, por pocas horas, pero los unía una alta consideración recíproca y hasta la amistad) obtiene una cátedra universitaria con un estipendio anual de 100 taleros.

1806
Batalla de Jena. Hegel deja la ciudad llevando consigo las últimas páginas de la Fenomenología del espíritu. Concluye así el periodo más rico, más original y quizá más inquieto de la actividad filosófica hegeliana.

1807
La Fenomenología del espíritu. Fracasadas las tentativas de pasar a la universidad de Heidelberg, su amigo_ y compañero de estudios Niethammer, que era entonces funcionario del reino de Baviera, le propone la redacción del “Bamberger Zeitung”. “La cosa podrá interesarme -escribe Hegel porque, como sabéis, sigo con curiosidad los
acontecimientos del mundo, y en tal sentido debería más bien temer esa curiosidad y sustraerme a ella.” Hegel tenia elevadas aspiraciones, se proponía cambiar el tono de la prensa alemana, pero en realidad nunca estuvo satisfecho con este trabajo.
El 5 de febrero nació Ludovico, el hijo natural de Hegel, de una mujer llamada Burkhard, de Jena, que era la patrona de su casa. Tal hecho lo callaron los biógrafos. Son pocos los detalles que conocemos. Sin embargo, es cierto que Hegel trató de ocuparse de su hijo, de darle una instrucción y de procurarle un trabajo: hasta lo acogió en su casa mas tarde, cuando ya estaba casado. Ludovico murió al servicio de los holandeses, en Extremo Oriente, en 1831.

1808
Niethammer piensa en Hegel para las innovaciones promovidas en los estados de la Liga Renana, especialmente en Baviera y particularmente en el campo de la instrucción: lo invita a ocupar el puesto de rector del Aegydiengymnasium de Nuremberg, con enseñanza de las materias filosóficas propedéuticas. En 1813 Hegel será nombrado también Lokal-Schulrat (consejero escolar): un cargo análogo al de inspector de estudios, autorizado además para examinar a los candidatos a la enseñanza de la filosofía. “Bajo su dirección el Gimnasio floreció, como se reconoció públicamente.”

1811
Se casa con Marie von Tucher, de veinte años, descendiente de una de las más antiguas y nobles familias de Nuremberg. Nacen dos hijos, Carlos y Emanuel. Hegel lleva una vida muy retirada. Trabaja intensamente. EI gimnasio y la redacción de la Ciencia de la Lógica (que se publicará en Nuremberg en tres volúmenes entre 1812 y 1816) no le conceden descanso ni tiempo libre.

1816
Otoño. Después de una propuesta de Erlangen (para la cátedra de filosofía clásica) Hegel es llamado a la cátedra de filosofía de la universidad de Heidelberg. Todo transcurrió “con limpieza, dignidad y rapidez”, observa Rosenkranz, contrariamente a lo habitual. Aparte de las lecciones de lógica, metafísica, derecho natural, dictó cursos de estética y de historia de la filosofía. No obstante su amistad con Daub (el teólogo y filósofo), con Creuzer (el mitólogo) y con Paulus (con el cual se encontraba viviendo por tercera vez en la misma ciudad: formaba parte de la administración del Estado y, junto con Niethammer, era uno de los amigos más viejos y queridos), el ambiente de Heidelberg le siguió siendo extraño. Pero la belleza de los lugares le encantaba. Paseaba muchísimo.

1817
La Enciclopedia de las ciencias filosóficas en compendio. Asume la redacción de los
“Heidelberger Jahrbücher für Literatur” (Anales literarios de Heidelberg) para la sección de filosofía y filología, y allí publica diversos artículos filosóficos y políticos.

1818
Hegel ve realizarse una antigua aspiración suya que había mantenido totalmente secreta: por intercesión del ministro de Prusia, von Altenstein, su admirador, lo llaman a Berlín, a la cátedra que había sido de Fichte. Las cartas oficiales expresan la mas alta consideración por el filósofo y no ocultan la fe en una respuesta positiva: “… este Ministerio sólo desea ver del todo satisfecha la expectativa de tantas personas que desde hace largo tiempo esperan con impaciencia que sea ocupada la cátedra de filosofía”.
EI 22 de octubre dicto la clase inaugural. Es ya el anuncio de la filosofía de la historia del mundo: “el espíritu del mundo ha reencontrado aquí, en este Estado del espíritu, en esta universidad del centro, su realidad efectual”. No hay énfasis en esto. No es el profesor Hegel quien habla, sino la Ciencia por intermedio suyo, y está perfectamente consciente de ello: se siente fuera de la contienda y ya se dirige, sobre todo, a la posteridad…
Adquiere una casa en Kupfergraben, número 4: una calle tranquila sobre un brazo del Spree, cerca de la universidad y del centro frente a los jardines de Monbijou.

1820
Es nombra do miembro de la Real comisión examinadora científica para la provincia de Brandeburgo: “En tal carácter debía, por una parte, examinar en filosofía a los jóvenes que se presentaban como candidatos sea a la enseñanza o al examen de admisión a la universidad y, por otra, revisar y expresar su opinión sobre los protocolos de los gimnasios referentes al examen de quienes optaban al diploma y sobre las composiciones de alemán preparadas por estos últimos… era muy indulgente en el juicio de los trabajos de los alumnos. No quería que se exigieran de la juventud pensamientos originales.”
Polémica con Schleiermacher.

1821
Aparece la filosofía del derecho, con el doble título: Lineamientos de filosofía del derecho – Derecho natural y teoría del estado compendiadas para uso de las clases. Es la última obra impresa de Hegel. Los otros cursos fueron publicados solo después de su muerte, en varias ediciones no siempre felices y aún no definitivas.
Lista de los cursos universitarios berlineses (la doble fecha indica el semestre in. vernal): Lecciones de Estética: 1820, 1823, 1826, 1828/29; Lecciones de Filosofía de la historia: 1822/23; 1824/25, 1826/27, 1828/29, 1830/31; Lecciones de Historia de la filosofía: 1819, 1820/21, 1823/24, 1825/26, 1827/28, 1829/30; Lecciones de filosofía de la religión: 1821. 1824, 1827 1829 (sobre la prueba de la existencia de Dios), 1831. Sobre la Enciclopedia de las ciencias filosóficas (en sus tres partes: los alumnos publicaron una edición en tres volúmenes que reúne, bajo el nombre de Zusätze, los agregados a los diversos párrafos y los apuntes de las lecciones, y que ahora se conoce con el nombre de “Gran Enciclopedia” ) dio los siguientes cursos: 1818/19, 1819, 1819/20, 1820, 1820/21, 1821/22, 1823/24, 1825, 1825/26, 1826/ 27, 1828, 1830, 1831. Otras lecciones fueron dedicadas a la Filosofía del derecho y a la Lógica y la Metafísica.

1822
Viaje a Bruselas y a Holanda.

1824
Viaje a Praga y a Viena.

1827
Viaje a Paris. A su regreso visita a Goethe en Weimar.
A diferencia de Kant, que no viajó nunca, a diferencia de Fichte, Herbart, y Schelling, que sólo se movieron dentro de Alemania y en ciertas direcciones, Hegel fue uno de los primeros en sobrepasar los límites de su patria y en viajar en todas direcciones: y a diferencia de Leibniz, viajo por el gusto de viajar. Las descripciones de los viajes están consignadas en las cartas escritas a su mujer: “… ofrecen, en su manera concisa, una hermosa imagen de la personalidad de Hegel con su energía inmediata y asistemática… toda la riqueza de sus intereses y de su sensibilidad… “. Contrariamente alas experiencias de sus años juveniles, lo atrae también el paisaje natural, especialmente en Holanda. Característica fundamental es su pasión y su curiosidad por el arte: la pintura holandesa del siglo XVIII y la ópera italiana en Praga. Pero sobre todo le interesa la ciudad y su vida; no se cansa de pasear •sin rumbo, como en Mala Strana (Praga) y en Paris, donde admira el gusto por lo superfluo. Son intensas sus relaciones sociales (en Praga frecuenta a Bucquoi, conocido filosofo naturalista, en Paris a V. Cousin).

1829
Es elegido rector de la universidad. En otoño se encuentra por última vez con Schelling en Karlsbad.

1830
25 de junio. Discurso para la celebración del tercer centenario de la Confesión de Ausburgo.

1831
El 14 de noviembre, en forma imprevista, después de una breve enfermedad, Hegel muere victima del có1era. El discurso fúnebre lo pronuncia el rector Marheineke, en la universidad, dos días después. Su cadáver reposa junto a Fichte y a Brecht en el cementerio berlinés de Dorotheenstadt.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Tags:


Esta entrada fue publicada el Martes, octubre 21st, 2008 a las 20:30 y está archivada bajo la categoría Filósofos. Puedes seguir las respuestas a esta entrada a través del feed RSS 2.0. Puedes dejar una respuesta, o hacer un trackback desde tu propio sitio.

Deja una respuesta

Nombre (*)
E-mail (no será publicado) (*)
URL
Comentario